1/7
1809 TRINKWASSERRESERVOIR

Instalaciones de acumulación de agua potable

Riehen, Suiza

Con META Landschaftsarchitektur ©, Basel

y SAGA Architekten ©, Basel

El perímetro para el nuevo depósito de agua potable se ubica topográficamente en una cresta que conecta Linsberg con Wenkenköpfli. Este área se encuentra bajo la protección de la normativa de conservación del paisaje. Así pues ninguna actuación en el territorio que exceda lo estrictamente necesario para la implantación del depósito de agua está permitida. Además, no se pueden hacer cambios topográficos del terreno. El espacio se caracteriza por su tensión al ser el límite entre el asentamiento urbano y el espacio natural protegido. 

El proyecto se basa en la premisa de preservar el terreno natural y al mismo tiempo garantizar la cobertura requerida del tanque. La superposición de las formas simples, cuadradas y diagonales, junto con el terreno inclinado, resulta en una geometría emocionante y compleja para el espectador que al mismo tiempo resuelve la problemática del acceso. El nuevo volumen hace que el paisaje sea legible y, a la inversa, solo toma su forma desde el paisaje. Mientras que la esquina noreste del edificio tiene una altura de 3,5 metros permitiendo el acceso al espacio de entrada en el mismo nivel, las otras tres esquinas solo sobresalen a unos 1,4 metros del terreno, desdibujando la presencia del acceso entre la hierba alta. Este nuevo acceso es una construcción monolítica de hormigón que se integra en el paisaje a través de la estructura de la superficie y el color de la cubierta de hormigón. Sobre la base de los agregados minerales locales (piedra caliza con conchas) y la coloración del cemento con harinas de piedra y óxidos de hierro, la tonalidad se adapta a la ubicación. Posteriormente, el procesamiento manual de las superficies de hormigón visible externamente aumenta el grano y le da a la superficie la rugosidad deseada. El edificio robusto y con décadas de antigüedad puede ser colonizado por la naturaleza y convertirse en un hábitat para líquenes y musgos. El agua de lluvia deja su huella y el proceso continuo de cambio hace que el depósito sea parte viva del paisaje.